Saltar al contenido

Características del Enlace Químico

El «enlace químico» fue un término utilizado por primera vez por Gilbert Newton Lewis en el año 1920 en un artículo para explicar por qué los átomos se unen para formar sustancias y también por qué se unen durante miles de años.

caracteristicas del enlace quimico

Características

  • El enlace químico se establece cuando los átomos reaccionan o se unen entre sí.
  • Estos enlaces se dan entre los electrones de la capa de valencia más externa.
  • Permite la formación de moléculas.
  • Hay tres tipos de uniones químicas: iónica, covalente y metálica.
  • Se encargan de volver a los átomos estables, ya sea mediante compartimiento, ganancia o pérdida de electrones.
  • Los enlaces iónicos forman materiales duros, con altos puntos de ebullición y fusión.
  • Los enlaces covalentes forman moléculas que tienden a presentar bajos puntos de fusión
  • Los enlaces metálicos poseen alta resistencia, principalmente a la tracción, además de presentar buena conductividad eléctrica y térmica.

Tipos de enlaces químicos

Enlace iónico

En este tipo de enlace hay transferencia de electrones de un átomo a otro. Este tipo de unión ocurre entre los átomos de metal (que tienen tendencia a perder electrones para volverse estables) y los átomos de hidrógeno, no metales y semimetales (que tienen tendencia a ganar electrones para volverse estables).

Un ejemplo es el cloruro de sodio (NaCl – sal de mesa) donde el sodio es un metal que tiene tendencia a perder un electrón, mientras que el cloro es un no metal que tiene tendencia a ganar un electrón. De esta manera, el sodio cede un electrón al cloro, formando una sal, una sustancia muy estable.

Dado que se forman iones, que son especies químicas con cargas opuestas (+ y -), un ion atrae a otro cercano y se forman grupos iónicos con un gran número de iones, al igual que los cristales que posee la sal de mesa.

Enlace covalente

Los enlaces covalentes se caracterizan por la existencia de electrones compartidos entre sus átomos. A diferencia de los iónicos, ninguno pierde las cargas, pero se producen en una relación de intercambio.

Para lograr la estabilización, estas relaciones suelen darse entre los no metales y los semimetales. Un ejemplo clásico de unión covalente es el del O2.

Doble enlace covalente: consiste en el compartimiento de dos electrones de cada átomo.

Triple enlace covalente: es cuando se comparten tres electrones de cada átomo.

Enlace metálico

Estos enlaces son un poco diferentes de los que se trabajaban anteriormente, porque, como se dan entre los metales, los átomos tienden a perder electrones. Sin embargo, esta vez no hay ninguno para recibirlos.

Así, a este tipo de enlace también se le llama «mar de electrones«, en el que los cationes interactúan entre sí y los electrones de la última capa están libres.

De ahí surgen dos conceptos:

Catión: al átomo que dona sus electrones se le llama catión, porque es electropositivo (con tendencia a perder electrones). Ejemplo: el sodio se convierte en Na+1 en la fórmula de NaCl.

Anión: al átomo que necesita aceptar un electrón se le llama anión, y es electronegativo (con tendencia a recibir electrones). Ej: El cloro se expresa como Cl-1 en NaCl.

La importancia de los enlaces químicos

Los enlaces químicos forman todo lo que está a nuestro alrededor.

Esto se debe a que los enlaces unen las moléculas para formar moléculas más compuestas, sin los enlaces, por ejemplo, el oxígeno que respiramos no existiría, que es nada menos que 2 moléculas de oxígeno juntas, unidas por enlaces químicos.

Sin ellos, las moléculas simples nunca podrían formar funciones complejas como la vida.

Los enlaces químicos pueden darse a través de la ganancia o pérdida de electrones entre los átomos (enlace iónico), como ejemplo NaCl (cloruro de sodio).

Los compuestos iónicos conducen la electricidad en estado líquido o disuelto. Suelen tener un alto punto de fusión y un alto punto de ebullición. Otro tipo de enlaces químicos que hay es a través del intercambio de electrones: el enlace covalente, como por ejemplo H2O (agua).

También existe el enlace metálico donde los electrones de las últimas capas de los átomos metálicos saltan y se mueven libremente entre los átomos creando una fuerza de atracción entre los átomos del metal, en este caso, no hay pérdida de electrones.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Características del Enlace Químico. Disponible en: https://www.caracteristicas.cc/enlace-quimico/